SEGURIDAD

En VioPet seguimos una serie de normas para garantizar la seguridad tanto de la víctima humana como de la víctima animal ante posibles represalias por parte de la persona maltratadora.

CONFIDENCIALIDAD

Una de estas normas, es la confidencialidad. Sólo unas pocas personas autorizadas tendrán acceso a la información del caso, ni tan solo la propia víctima debe saber donde se encuentra acogido el animal. En ocasiones, la persona maltratadora podría amenazar a la víctima u otros para saber donde se encuentra su fuente de poder que le ha sido quitada de las manos.

BIENESTAR ANIMAL

Los animales acogidos suelen ser animales que viven en pisos o casas junto con su familia humana. VioPet siempre priorizará la casa de acogida a las instalaciones de una protectora para poder proporcionar al animal condiciones similares a su hogar habitual reduciendo así el posible estrés por la separación y aportando mayor seguridad a ambas víctimas pues el lugar será de más difícil localización para la persona maltratadora.

VÍNCULO EMOCIONAL

El vínculo humano-animal en casos de violencia es extremadamente fuerte y romperlo puede ser perjudicial para la víctima humana que es quién debe dar el paso para salir de la situación de violencia. Cada caso debe ser valorado para encontrar la mejor forma de mantener ese vínculo.
Share This